lunes, 9 de marzo de 2015

Por qué escribir

Escribir lo que siento tiene el sabor amargo del riesgo y la dulzura de la liberación.
 
Sin embargo, y a pesar de esas ambigüedades, quiero hacerlo porque sé que, al final, siempre será mayor el alimento de los pocos que te lean, que el veneno de tantos que no sabrán interpretarlo.
Es elegancia. 

Es educación. 
Es justicia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario