sábado, 2 de diciembre de 2017

Montesco. 30 años de alta costura.


 Los artistas no escatimamos a la hora de canalizar nuestras capacidades creativas; por el contrario, las volcamos con alevosía intentando desahogarnos de inspiraciones y llegar a conquistar una obra, aunque solo sea para dar lugar a la siguiente.
Ya cuando alguien comparte aquello que creamos y lo disfruta, nuestra obra queda completa, y nuestra intención no será solo la que vale, sino que se convertirá en los cimientos de algo maravilloso que nos llenará de orgullo; compartirlo, brindarse, ser elogiado y recibir una cálida respuesta como un abrazo que rubrique el esfuerzo, serán los mejores premios a nuestro trabajo.

Eso hemos vivido hace unos días, cuando la firma malagueña, Alta Costura Montesco, abrió su atelier de par en par y regó con años de trabajo e ilusiones los opulentos salones del Gran Hotel Miramar de la ciudad de Málaga.

 Así, las manos creadoras se convirtieron en hacedoras de milagros, y nos vistieron con las grandes galas que su atelier atesora con celo detrás de puertas veladas con tapizados barrocos, y a lo largo de tres décadas de indiscutible evolución.
No soy experta en moda, como muchos dicen, sí soy, en cambio, una gran oidora de sueños de atelieres y artistas de la moda, y si esa empatía me brinda algún que otro título, lo agradezco, y lo agrego impertinente a mi currículum en el apartado secreto de los halagos que me ayudan a sentirme fuerte y útil.


Así, en aquella tarde del ocho de noviembre pasado, mientras la luna jugaba a dibujar con sus reflejos volantes de agua salada sobre las playas malagueñas, hemos sido partícipes de un despliegue de siluetas femeninas engalanadas con años de inspiraciones trabajadas, aplicadas a través de una vocación que no deja de despertar admiraciones a lo largo del tiempo. 


Las cinturas se estrechaban y se elevaban los hombros en chaquetas estupendas; el refinamiento de los tejidos marcaba las formas buscando emular los dibujos del artista que los había creado; las mangas caían en volantes sobre manos que los ondeaban en movimientos sutiles; los cuellos se elevaban desnudos, enmarcados por las sofisticadas líneas de los escotes; las faldas estilizaban a quienes atravesaban el salón con la delicadeza consciente de estar luciendo algo maravilloso, vencidas ante el estímulo de una alta costura forjada en los devenires de la historia y obsequiada, aquella noche, como un legado que convertía a la ocasión en una estigma  de privilegio que marcaría a muchas de aquellas modelos, para siempre.



La noche de aquel trigésimo aniversario de Alta Costura Montesco, nos dejaba dos verdades muy definidas: una de ellas es que un verdadero artista es aquel que tiene la sensibilidad de captar, a partir de algo que otros ven sencillo, una oportunidad maravillosa que generará una obra rica en matices y de exquisita armonía.



Y la segunda, es la certeza de que lo que hacemos a través de nuestras capacidades se queda en el recuerdo, engalana la vista y el tacto se alimenta de su textura, pero lo que hace el talento cuando se expresa a través del alma permanece, para siempre, en el rincón más cálido del corazón que lo recibe.


No hay comentarios:

Publicar un comentario